Es una cuestión que se suscita habitualmente en la ruptura de pareja cuando la adquisición de la vivienda hipotecada se ha realizado de forma conjunta.
Hay que diferenciar claramente dos cuestiones:
1.- El acuerdo al que llegan los deudores hipotecarios que solo es vinculante entre ellos. Por ejemplo, acuerdan que se adjudique uno la vivienda con su carga hipotecaria,liberando al otro del pago de las cuotas hipotecarias.
2.- El  banco a cuyo favor está constituida la hipoteca: no está obligado a cambiar los titulares hipotecarios, puesto que implicaría una merma de su garantía por lo que su aceptación forma parte de su política comercial y de riesgos.

Por lo tanto, habrá que negociar con el banco la posibilidad de la NOVACION  de las garantias personales.

El banco puede cobrar una comisión por la novación, pedir un avalista, una nueva tasación del inmueble  y en todo caso, habrá de realizarse en escritura pública ante Notario. Son gastos que hay que tener en cuenta.

En el caso de que el banco acepte la novación tendrá que entregar los documentos de información precontractual llamados FEIN (Ficha Europea de Información Normalizada) y FiAE (Ficha de Advertencias Estandarizadas) y el resto de la documentación precontractual obligatoria, al menos diez días naturales antes de la firma de la novación del contrato, siendo de aplicación la Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliarios.

De lo expuesto puede adertirse que es una operación compleja que afecta a tres partes, por lo que es necesaria la intervención de abogado experto que asesore, supervise  y gestione la operación, sea en vía judicial como notarial.

Nuestro despacho,con amplia experiencia, le ofrece sus servicios.

 

Icono Whatsapp